Chet Baker piensa en su arte