Lo Mejor del 2008 de El Cultural.

Los críticos de El Cultural celebran 2008 (el año en el que hemos cumplido nuestra primera década de existencia) destacando, con su habitual independencia y rigor, las creaciones que han marcado un año de cultura. Iniciamos nuestro repaso con lo mejor de lo publicado en castellano tanto en el apartado de ficción (Saber perder, de David Trueba) como de ensayo (En el espacio público, de Antonio Morales Moya). Arte selecciona la exposición Ilustración total. Arte conceptual de Moscú 1960-1990, que puede verse hasta el 11 de enero en la Fundación Juan March. La mejor escena de este año se reparte entre el director Claudio Abbado (que dirigió Fidelio en el Teatro Real) y la obra Un dios salvaje, de Yasmina Reza. Sólo quiero caminar (de Agustín Díaz Yanes) y Pozos de ambición (del estadounidense Paul Thomas Anderson) encabezan las votaciones que nuestros críticos han realizado de las cinematografías nacionales e internacionales respectivamente. Y un año más, Craig Venter destaca en Ciencia por sus trabajos con Mycoplasma genitalium.

 

Los mejores libros de 2008 de El Cultural:

Las votaciones de nuestros críticos de letras.

 

Editorial:
El año que despertó la crisis.

 

Letras:
Un año gris: Lo mejor de ficción
Entrevista con David Trueba, autor de Saber perder.
Pura memoria: Lo mejor de no ficción.
Entrevista con Antonio Morales Moya, autor de En el espacio público.
Análisis de 2008: Renovación o muerte, por Santos Sanz Villanueva.
Las votaciones de nuestros críticos de letras.

 

Arte:
Lo mejor de 2008: Tiempos revueltos.
Análisis: 2008: ¿año de reflexión o intermedio?, por Miguel Fernández-Cid.
Arquitectura: Cuatro torres en medio de la crisis inmobiliaria.
Subastas: Guía de records: Antonio López desbancó a Barceló.
Las votaciones de nuestros críticos de arte.

 

Escenarios:
Lo mejor de música: La lírica aguanta la crisis en música.
Lo mejor de teatro: El año que hizo ¡Boom!
Análisis: Un año sin contratiempos, por Arturo Reverter.
Análisis: Ritmos negros, voces blancas, por J. Pérez de Albéniz.
Discos: ‘La fida ninfa’ de Vivaldi, lo que mejor suena.

 

Cine:
Lo mejor del cine nacional: Veteranos y novatos.
Entrevista con Agustín Díaz Yanes, director de Sólo quiero caminar.
Lo mejor del cine internacional: El triunfo del terror.
Análisis: Espejos y anacronismos, por Luis Martínez.
Las votaciones de nuestros críticos de cine.

 

Ciencia:
Los hitos de 2008: Craig Venter encabeza la lista.
Análisis: De la materia a la vida, por José Manuel Sánchez Ron.

 

Fuente: El Cultural.es

 



Categorías:Libros

Etiquetas:, , , , , , , , , ,

4 respuestas

  1. Hola, mi nombre es Patricio, y me dedico al marketing en blogs, me gustaría ponerme en contacto contigo ya que tu espacio me parece muy interesante y quizás se pueda hacer algo para mejorar el diseño y con ello, ganar más tráfico y dinero a través de google adsense…
    Saludos
    Patricio Bustos, Gerente de marketing de http://www.proyecto-e.com.mx
    patricio@sadovaya.com.mx

  2. SABER PERDER
    De la primera novela de David Trueba me llamó la atención el estilo ágil y fresco, la rapidez cinematográfica y la imaginación. Me desagradó el humor macabro, las groserías, lo morboso de algunas situaciones, la ridiculización de la religión y el excesivo peso de las cuestiones sexuales.

    La segunda la dejé pasar pues leí que estaba centrada en las correrías sexuales de los protagonistas.

    La tercera la he leído hasta la mitad. Tres generaciones de una familia:

    – La abuela muriéndose de cáncer. El abuelo -un pianista frustrado- engañándola mientras tanto con una prostituta negra.
    – El hijo, abandonado por su mujer, acaba de asesinar a un antiguo socio. Se enamora de una colombiana sin papeles y no para hasta que la lleva al huerto.
    – La nieta de 16 años está obsesionada por perder la virginidad. Busca sexo con un compañero al que no quiere y luego se lía con un futbolista argentino.

    Todos son patéticos y sufridores. Quieren arreglar sus vidas con el placer y no logran arreglar nada. Trueba insiste en explicar con detalle cada encuentro íntimo y, por si alguien no se ha enterado de cómo funciona, vuelve a explayarse en el siguiente. Los personajes no son malas personas, es sólo que su horizonte moral puede describirse en la mitad de una octavilla.

    La novela se lee bien porque, a pesar de todo, quieres saber qué pasa a los personajes. El estilo es de frases breves y cortas, visual, con diálogos creíbles y destellos de ingenio. Tiene bastante gracia a veces y muchos detalles circunstanciales son reales y cercanos.

    Desisto porque quedan trescientas páginas y esto no me aporta nada ni me entretiene.

  3. Ami en una obra me gusta el toque que el escritor le pueda dar, que uno facir mente se pueda inbolucrar en alguna esena.

    En tanto estoy de acuerdo, se deves saber perder, no todo lo que nos miramos en el espejo, somos santos o libre a no perder. Creo que devemos asectar tal cosa. Por lo meno intentarlo con un toque de sonrrisa, aunque sea amarga(tendras sabor la sonrisa de perder?).

  4. I added your post to my college report. Regards

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: