El hombre se posee en la medida en que posee su lengua