Todo buen corazón es un prismático