El trabajo os hará «libros». Literatura ante la crisis.

Paro, recesión, crisis de valores, empresas en quiebra… Páginas y páginas en los periódicos para describir la cruda realidad, pero aún están en blanco las de la literatura. ¿Son ciertas las críticas que acusan a los intelectuales de estar adormecidos ante la mayor crisis del capitalismo desde el crash del 29? Sí. Es más, no abundan los escritores que toman partido contra la crisis y el paro.

¿Dónde se esconde el Émile Zola que escriba “Germinalde esta época? ¿Qué Charles Bukowski entregará a su editor “El cartero” o el “Factótum” de la nueva era? Ninguno. De hecho, son incontables las librerías que debe uno patear si lo que quiere es separar el grano de la paja. O sea, si no está dispuesto a aceptar que las dos o tres novelas “tardomarxistas” de Belén Gopegui o “Atlas de geografía humana”, de Almudena Grandes, son los únicos reflejos que la literatura ha hecho del mundo laboral en España.

Ninguno de ellos es conocido, pero estos escritores han decidido coger el toro del desempleo por los cuernos y, de momento, no necesitan subvenciones para sobrevivir. En esta particular nómina de autores ‘proletas’ se encuentra David Benedicte, escritor madrileño que, después de ganar hace algunos años el Premio Francisco Umbral de novela, acaba de presentar ahora su primer poemario: “Biblia ilustrada para becarios”, publicado por la editorial Islavaria.

Se trata de un conjunto de poemas de temática laboral que el autor ambienta entre los barracones del campo de concentración de Sachsenhausen, lo que le sirve para efectuar una rotunda parábola sobre los ‘horrores’ de la precariedad, los ERE y el paro actuales.

El humor negro, el tono esperpéntico y la ironía más atroz recorren la espina dorsal de esta “Biblia ilustrada para becarios” con versos del tipo: «Somos demasiado numerosos los sintrabajo como para contarnos. Motivo por el cual atravesamos el amplio arco de esta oficina de empleo estrechamente apiñados. Como un único cuerpo que ha caído muy bajo y tristes al caminar nos consolamos».

Patxi Irurzun, el segundo “paleta” en incorporarse a esta cuadrilla especial de escritores “no al uso”, nos lleva de la poesía al relato corto. Este escritor pamplonés es el máximo responsable en nuestro país de la llamada literatura «curriqui» o «literatura sobre el desempleo, la otra cara de la moneda«, según matiza Irurzun.

No en vano el autor ha facturado, entre otros muchos de una variada producción, sendos libros sobre el tema:»Ciudad retrete” y “Ajuste de cuentos”, ambientados ambos en la fábrica de tazas de baño de Jamerdana Pozal, S.A.

«No sé muy bien en realidad qué es la literatura obrera – confiesa en su web Irurzun -. ¿La que escriben los obreros cuando no están en la cadena de producción? Y si estos escriben, no sé, libros en los que los personajes llevan un fular con cuadros y beben martinis con aceituna en la cubierta de un yate, ¿eso es también literatura obrera? ¿Lo es cuando los protagonistas son trabajadores altamente concienciados con su clase proletaria, o embrutecidos por el alcohol, o explotados en turnos de 12 horas, pero a los que ha mirado como a bichos por un microscopio escritores que no han cogido en su vida un martillo, ni siquiera de caramelo? Es complicado».

El tercero en concordia viaja, mientras escribe, a bordo de un taxi. Y lo más curioso del caso es que lo conduce él. Su nombre: Daniel Díaz, alias “Simpulso”. Escritor y taxista a tiempo completo, este autor que «currela» a pie de asfalto ha trasladado las historias que cada día publica en su “blog” a las páginas de un libro: “Nilibreniocupado”, publicado por Editores Policarbonados.

Nuestro cuarto ‘jornalero’ de la letra reparte sus horas extra entre la poesía y el teatro. Se llama Carlos Contreras Elvira, burgalés, cosecha del 80, y ha ganado el XI Premio de Teatro Arte Joven de la Comunicad de Madrid con “Orikata”, actualísima obra coral (26 personajes) que transcurre entre las paredes de un locutorio. Ha sido publicada por Ñaque Editora y se representará en breve.

Ni son todos los que están, ni están todos los que son, pero basten los cuatro casos como ejemplo para tener en cuenta que, afortunadamente, en materia literaria, todavía quedan algunos autores que se lo «curran».

Fuente: El Mundo.es



Categorías:Libros

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , ,

1 respuesta

  1. Usted, Alguien, también se lo «curra»…

    Gracias.

    Saludos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: