Jerome D. Salinger

El Guardián entre el Centeno. J.D. Salinger.

A propósito del título, éste hace referencia a que al joven lo único que le gustaría ser es un “guardián entre el centeno”, y “evitar que los niños caigan en el precipicio (…), vigilarles todo el tiempo…” es el deseo del protagonista de que nadie más pueda pasar por lo mismo que él.