Fragmentos de Cine: Love and Death.

La última noche de Boris Grushenko es una parodia de la literatura rusa de Tolstoi (Anna Karenina, Guerra y Paz), Dostoiewski (Los hermanos Karamazov, Crimen y Castigo) e incluso Boris Pasternak (Doctor Zhivago), y una de las películas más delirantes de Woody Allen en su primera época de “comedias de golpe” (slapstick comedies). De hecho fue la última de ellas, pues a continuación dirigiría la oscarizada Annie Hall (1977), inicio de sus “comedias serias”.

El cómico judío incluye además en Love and Death guiños a directores como Ingmar Bergman (“El séptimo cielo”, 1957) en las escenas en las que aparece (y baila con) la Muerte, Sergéi Eisenstein (El acorazado Potemkin, 1925) [inserción de las estatuas de unos leones en unos planos de transición previos a la secuencia del duelo] o Charles Chaplin [con gags al cine mudo].Cine y filosofía se entremezclan en esta película antibelicista repleta de excelentes diálogos, mordaces y divertidos, con referencias al sexo, la religión, la muerte o la moralidad existencial.

Incluso la banda sonora, el jazz al que el director nos tiene acostumbrados en su cine, es sustituido en esta ocasión por la música de un compositor ruso, Sergei Prokofiev, con melodías que acompañan perfectamente cada una de las escenas del film.

Sin ser la mejor de sus películas, es divertida, está bien rodada, nos hace reflexionar y resulta un preludio del potencial que desarrollaría el neoyorkino en sus obras posteriores. Allen en esencia pura… Para el resto, visionen la cinta, no les defraudará:

Sonja: El amor lo es todo Boris, quiero conocer a un hombre y escalar todas las alturas de la pasión. Un hombre que encarne los 3 aspectos del amor, intelectual, espiritual y sensual.
Boris Grushenko: Por aquí con esas condiciones somos pocos, creo que podría arreglarse.
Sonja: Muchas mujeres se entregan por nada.
Boris Grushenko:
Ya lo se, pobrecillas.
Sonja: Se casan por dinero.
Boris Grushenko: Dinero… Bueno, el dinero…
Sonja: Pero a mi me parecería que habría desperdiciado la vida si no estuviera profundamente enamorada del hombre cuya mente respetara, cuya inteligencia se igualara a la mía y que tuviera el mismo lujurioso apetito para la pasión sensual que me vuelve loca.
Boris Grushenko: Eres una mujer increíblemente compleja.
Sonja: En realidad soy medio santa y medio perdida.
Boris Grushenko: Espero llevarme la mitad mejor.
Sonja: Boris…
Boris Grushenko: Si.
Sonja: Tengo que hacerte una confesión.
Boris Grushenko: Si.
Sonja: Desde que tú y yo éramos niños…
Boris Grushenko: Si.
Sonja: Estoy enamorada de tu hermano Iván.
Boris Grushenko: Oh, es natural… ¿Iván? Si apenas sabe escribir su nombre en el suelo con un bastón…
Sonja: Tiene verdadero magnetismo animal.
Boris Grushenko: ¿Magnetismo animal? Tanto hablar de amor perfecto y estás loca por Iván!?
Sonja: Me ha besado.

Boris Grushenko: ¿En algún sitio que yo conozca?
Sonja: Ha incendiado lo más profundo de mi corazón.
Boris Grushenko: Estupendo… No hay nada como la profundidad del corazón.
Sonja: Creo que va a pedirme que me case con él.
Boris Grushenko: ¡Pero si es un jugador y un borracho! ¡Tiene mentalidad de megaterio! Aunque yo lo quiero como a un hermano. Como a un hermano de otro…

La última Noche de Boris Grushenko (1975) de Woody Allen (Allan Stewart Königsberg)
Love and Death (Ficha IMDB)

“Todos los hombres son mortales. Sócrates era mortal. Por lo tanto, todos los hombres son Sócrates. Lo que significa que todos los hombres son homosexuales” [La última noche…]



Categorías:Cine

Etiquetas:, , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: