“Hijos de la medianoche” elegida el mejor premio Booker de todos los tiempos.

Ese barómetro popular que entrañan las casas de apuestas en el Reino Unido ya se había adelantado al veredicto, y el resultado de una votación abierta a los lectores en Internet lo confirmaba ayer: Hijos de la medianoche, la novela que catapultó al éxito a Salman Rushdie en 1981, era proclamada el mejor premio Booker de todos los tiempos, es decir, la obra favorita de entre las que han recibido el prestigioso galardón a lo largo de las últimas cuatro décadas.

El relato de una saga familiar que arranca con la proclamación de la independencia de la India se impuso a otros nombres con mayúsculas de la literatura anglosajona, como Nadine Gordimer (El conservador, 1974) y J. M. Coetzee (Desgracia, 1999), los dos surafricanos poseedores del Nobel de Literatura. Junto a ellos, los libros del australiano Peter Carey (Oscar y Lucinda, 1988) y de los ingleses J. G. Farrell (El sitio de Krishnapur, 1973) y Pat Barker (El camino fantasma, 1995) completaban la lista preseleccionada por un panel de expertos para ser sometida al albedrío del público. La mayoría de los 8.000 votos recibidos -que fueron canalizados a través de la red y de mensajes SMS desde el 12 de mayo hasta el pasado lunes – acabó decantándose por Rushdie (36%), tal como se anunciaba ayer en el Festival de Literatura de Londres.

El Man Booker Prize for Fiction, más conocido como Premio Booker, quiso festejar de este modo su cuadragésimo aniversario, tras una singladura que ha reconocido desde 1969 a un total de 41 novelas (en dos ocasiones se produjo empate). Con la victoria de Rushdie, la historia se repite, porque Hijos de la medianoche ya fue declarado el mejor de todos los Booker hace 15 años, cuando el galardón cumplía su cuarto de siglo.

Considerado uno de los mejores trabajos del autor angloindio (Mumbai, 1947), la elegante prosa y dosis de realismo mágico que impregnan los avatares de una generación marcada por la partición de la India no conformaban la opción favorita de la crítica. Los más se decantaban por la poderosa voz literaria de Coetzee, aunque la dureza de Desgracia, su reflejo de las lesiones sociales y psicológicas en la Suráfrica del apartheid, era considerada una propuesta difícil para el gran público. También el fallecido J. G. Farrell, con su satírico retrato de los colonizadores británicos en la India del siglo XIX, era reseñado como un merecido aunque improbable ganador. Mayores expectativas presentaban dos autores tan populares como Pat Baker -gracias a su trilogía enmarcada en la I Guerra Mundial- o Peter Carey y su novela Oscar y Lucinda. Este último y Coetzee son los únicos galardonados con el Booker en dos ocasiones.

Diecinueve años después de que el ayatolá Jomeini proclamara una fetua contra él por los supuestos contenidos blasfemos de Los versos satánicos (1988), Rushdie ya no es un escritor confinado. El Estado iraní se comprometió hace una década a no buscar su ejecución, aunque la amenaza fundamentalista sigue pendiendo sobre su persona. El escritor, nacionalizado británico, ha presentado este año una nueva obra, The Enchantress of Florence; acaba de ser nombrado caballero por la reina Isabel II, y, desde ayer, figura en el medallero del Booker. Lo ha conseguido gracias a Hijos de la medianoche, pero el autor -según declaraba recientemente- sigue considerando su mejor obra Los versos satánicos, un trabajo que le mereció una irracional condena de por vida.



Categorías:Andanzas

Etiquetas:, , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: