Los peces de la amargura. Premio Real Academia Española 2008


El libro de relatos Los peces de la amargura (Tusquet. 2006), del donostiarra Fernando Aramburu, ha obtenido el último Premio Real Academia Española  que concede la institución RAE a una obra de creación literaria en cualquiera de sus géneros y a una obra de investigación filológica general o hispánica. El premio, que se concede en años alternos, se adjudica a una obra escrita originalmente en español y publicada en los dos años inmediatamente anteriores a su concesión.

 

Las candidaturas son presentadas por un mínimo de tres académicos numerarios de la RAE o de cualquiera de sus Academias correspondientes. El premio está dotado con 25.000 euros y una medalla conmemorativa que reproduce las que concedía la Academia en el siglo XIX. La Comisión del Premio Real Academia Española considera que los diez relatos de Los peces de la amargura “utilizan toda la fuerza del lenguaje narrativo y el poder de la ficción para recrear, con intensidad máxima, otras tantas expresiones del sufrimiento humano causado por el terrorismo”. Este libro ya obtuvo también el año pasado el Premio Dulce Chacón.

 

Los peces de la amargura (Fragmento).

– “Toñi, tú no tienes que ocuparte de nada. Yo me encargo. Estoy segura de que muchas personas te acompañan en el sentimiento. Gente buena que lo único que pretende es que no te sientas sola. Y que no te van a llamar por teléfono porque, para empezar, eso da corte y encima sería una lata para ti, imagínate. Una manifestación por las calles…, bueno, eso ya sabes que no te van a hacer porque no se atreven. Eso es mucho riesgo en un pueblo tan pequeño. El miedica del alcalde ni siquiera se ha atrevido a declarar un día de luto. Con que tú tranquila, que yo me encargo.

La vecina había tapado el tablero de la mesa de condolencias [instalada en el portal de su casa] con un paño oscuro. Encima se veía un libro abierto, más bien un cuaderno de tapas duras; al lado, un bolígrafo, y detrás, un crucifijo, un vaso con flores y una vela encendida (…).

La llama de la vela iluminaba la página donde una mano malévola había escrito:

Un enemigo menos de Euskal Herria
ke se joda
Y debajo, a manera de firma: una abertzale.

Una y no un; así pues, mujer. Quizá la señora enlutada que a principios de verano había venido a amenazarla. En un primer instante, a la Toñi aquel escrito de letra torpe y gruesa le causó un pinchazo de lástima. Lástima no por ella, que como ustedes comprenderán bastante quebradero de cabeza tenía la pobre con la pérdida reciente de su marido y con un temor al porvenir que les esperaba a sus hijos, a los que ya imaginaba recluidos en un orfanato, pues el dinero de la indemnización y lo que le habían dicho que le correspondería de pensión no alcanzaba ni de lejos para criarlos hasta mayores. No, no. Su lástima era de otro tipo. Era, cómo les explicaría yo…, una mezcla de desánimo y compasión al ver que existen personas convencidas de que, para formar el país de sus sueños, por fuerza hay que causar dolor al prójimo. Personas con la sangre envenenada por el odio, que a lo mejor vivían a menos de dos manzanas de allí y cuidaban en casa a un jilguero con el mismo amor que si se tratara de un hijo”.

© Fernando Aramburu, Los peces de la amargura, Barcelona, Tusquets Editores (Col. “Andanzas”, 612), 2006, 242 páginas.

Leer reseña del libro en La Nave de los Locos por Fernando Valls. “De Victimas y Verdugos”



Categorías:Andanzas

Etiquetas:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: