Por la lavadora hacia Dios.

«Das gracias por las lavadoras de ropa. Este humilde instrumento doméstico ha hecho más por el movimiento de liberación de las mujeres que la píldora anticonceptiva. Sólo pon el detergente, cierra la tapa y relájate.»

 

El Diario del Vaticano elogia la lavadora en el Día Internacional de la Mujer.

 

(“La máquina de lavar y la emancipación de la mujer”. L’Osservatore Romano, Diario Oficial del Vaticano. 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer)

 

“Oh, lavadora, bendita seas en tu infinita gracia, en tus centrifugados y programas automáticos. Oh, lavadora, metal angélico, tambor de virtud que redimes todas las manchas, todas las impurezas. Oh, lavadora nuestra de cada día, que tienes carga fácil.

 

Sean por siempre bienaventurados los insondables suavizantes que penetran en tu vientre, sin placer ni pecado, tan sólo para hacer más digna nuestra ropa, a no ser que sean tangas. Oh, lavadora, tú, que liberaste a Eva del más arduo quehacer del paraíso, de la tabla del tormento, y alejaste de ella la tentación del frotamiento con sus manos, y bendijiste el mal olor ajeno, y quitaste las manchas de mis vaqueros negros.

 

Hoy en día, eso dicen los soberbios, eso murmuran los maledicentes, vas de oferta en oferta, humilde lavadora. Qué escarnio se te hace, qué injurias soportas. Sin embargo, perdónalos: no saben lo que se hacen, y mucho menos saben hacerse la colada. Si cada vez, lavadora, vales menos, es por tu entrega abnegada. Porque quieres estar al alcance de todas, y abrirles de par en par las puertas de la gloria.

 

Lavadora, ¡no te detengas nunca en tu peregrinar! ¡No dejes que se llenen de prendas bochornosas nuestros cestos caídos! Lavadora, ¡danos fuerzas!, ¡haznos temblar!, ¡manifiéstate! ¡Ilumina tus sensores! Pasarás, es la ley, numerosas adversidades. También se inundará tu reino alguna vez. Sufrirás cortes de luz, bien lo sabemos. Pero nada podrá empañar tu misión santa, como no puede nadie frenar el ansia del viento o la convicción del mar.

 

Por eso nos postramos ante ti, lavadora, y entonamos salmos de espuma, y pedimos perdón por los vasos derramados, y damos siempre gracias por tus funciones rápidas, tu impulso inoxidable, tu disposición al prelavado. Eres noble, estás hecha para el prójimo. Eres fiel, no abandonas jamás ninguna casa. Tú eres del otro mundo, lavadora. Te pertenecen por igual bondad y amor, sacrificio y jabón, calcetines y sostenes. Porque en ti está la vida, fuente de limpieza. Porque en ti está el movimiento, razón del aclarado. Porque en ti está la piedad, causa de tu progreso. Porque en ti está la justicia, tu motor giratorio. Porque el agua está en ti, fría o caliente.

 

Oh, lavadora, tú, que tanto has hecho por los hombres descarriados, pero sobre todo por las mujeres hacendosas: ten a bien, si así es tu voluntad, enjuagar esas doctas cabezas vaticanas para ver si, de tanto dar vueltas y más vueltas, se purifica al fin su caspa y quedan tendidas al sol, oh, en espera del presente”.

 

Texto: Andrés Neuman. Plegaria por una lavadora. Diario Sur – 29.03.2009.

 



Categorías:Pareceres

Etiquetas:, , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: