La cigarra y la hormiga.

Esta noche he vuelto a ver “Los lunes al sol“, película que Fernando León de Aranoa dirigió en 2002 y con la que obtuvo el Goya a la mejor película y la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián. En esta escena, el personaje de Santa (Javier Bardem) se enfurece mientras lee la fábula de La Fontaine, y expone su propia interpretación de los hechos.

Ver vídeo YouTube: http://www.youtube.com/watch?v=1uJ17NHnbZI

Y a continuación la fábula original de Jean de la Fontaine:

La cigarra y la hormiga.


“Un caluroso verano, una cigarra cantaba sin parar debajo de un árbol. No tenía ganas de trabajar; sólo quería disfrutar de sol y cantar, cantar y cantar. Un día pasó por allí una hormiga que llevaba a cuestas un grano de trigo muy grande. La cigarra se burló de ella:


– ¿Adónde vas con tanto peso? ¡Con el buen día que hace, con tanto calor!. Se está mucho mejor aquí, a la sombra, cantando y jugando. Estás haciendo el tonto, ji, ji, ji se rió la cigarra. No sabes divertirte.


La hormiga no hizo caso y siguió su camino silenciosa y fatigada; pasó todo el verano trabajando y almacenando provisiones para el invierno. Cada vez que veía a la cigarra, ésta se reía y le cantaba alguna canción burlona:


– ¡Qué risa me dan las hormigas cuando van a trabajar! ¡qué risa me dan las hormigas porque no pueden jugar!. Así pasó el verano y llegó el frío.


La hormiga se metió en su hormiguero calentita, con comida suficiente para pasar todo el invierno, y se dedicó a jugar y estar tranquila.


Sin embargo, la cigarra se encontró sin casa y sin comida. No tenía nada para comer y estaba helada de frío. Entonces, se acordó de la hormiga y fue a llamar a su puerta.


– Señora hormiga, como sé que en tu granero hay provisiones de sobra, vengo a pedirte que me prestes algo para que pueda vivir este invierno. Ya te lo devolveré cuando me sea posible.


La hormiga escondió las llaves de su granero y respondió enfadada:


– ¿Crees que voy a prestarte lo que me costó ganar con un trabajo inmenso? ¿Qué has hecho, holgazana, durante el verano?

– Ya lo sabes, respondió apenada la cigarra, a todo el que pasaba, yo le cantaba alegremente sin parar un momento.

– Pues ahora, yo como tú puedo cantar: ¡Qué risa me dan las hormigas cuando van a trabajar! ¡qué risa me dan las hormigas porque no pueden jugar!.


Y dicho esto, le cerró la puerta a la cigarra. A partir de entonces, la cigarra aprendió a no reírse de nadie y a trabajar un poquito más”.




Categorías:Pareceres

Etiquetas:, , , , , , , ,

5 respuestas

  1. No parece Santa muy dado a ” versitos ni a estar pensando en las musarañas”…

    Un saludo

  2. ¡Cómo me cargan las hormigas!

  3. pongan la historia original y no alteren la real por ni coerencia tiene jeje aun asi sigan haciendo o alterando las verdaderas fabulas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: