Elogio del olvido.

¿A qué grabar un nombre en las paredes,
manchar con torpes trazos la blancura
deslumbrante, impoluta, de la nada?
¿A qué este vano empeño de ir dejando señales,
de escribir en la arena, a resguardo del viento,
las triviales miserias que conforman tu vida?
Sobre las tercas líneas que dibujan un rostro
ha de pasar la mano piadosa de los años
borrando letras, sílabas, palabras sin sentido.
El papel en que escribes volverá a estar en blanco.
¿Y habrá dicha mayor que no haber sido?

De “El Pasajero” (1992).
Autor: José Luis García Martín.

Poemas de José Luis García Martín – A Media Voz.
Café Arcadia – Blog de José Luis García Martín.



Categorías:Poesía

Etiquetas:, , ,

2 respuestas

  1. Deprimente.
    Me encantan mis arrugas porque he vivido.
    me encantan todos mis cuadros pintados y mis hojas escritas.
    El único propósito del regalo de la vida es vivirla.

  2. “Es tiempo de poner esa bandera”…que dijera Saramago; no creo que haya nada que lo iguale…el resto, que no el verso machadiano, “puede quedarse donde está”…

    Atesoro el blanco papel emborronado de la nada de siempre…

    Magníficos versos. Gracias.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: