La Cena.

La Cena. Texto: José Antonio Garriga Vela. Diario Sur – 14.02.2010.

El Beso (1969). Picasso“Era la primera vez que salía a cenar con Laura. Fuimos a un restaurante que habían inaugurado unos días antes. Nada mas sentarnos, le dije que fuera mirando la carta mientras yo iba un instante al baño. Era unos de esos baños con luces que se encienden solas y que como te demores más de la cuenta se piensan que ya te has ido y se apagan. Estuve un rato manoseando el lavabo e intentando dar con el método para conseguir que saliera agua del grifo. Al final descubrí una palanca en el suelo. La pisé y el agua brotó milagrosamente. En ese momento se fue la luz. Me sequé las manos a oscuras y a oscuras encontré el pomo de la puerta. Pero por más que lo intenté, no conseguí abrir. Después de un largo rato de manipular sin éxito el dichoso picaporte, me comencé a impacientar. Laura me estaba esperando y era probable que, en ese instante, se preguntase qué estaba haciendo aquel pobre infeliz al que conocía de manera superficial desde hacía tiempo y que la había invitado a cenar el día de los enamorados.

Me imagino que ella pensaba en silencio en sus cosas mientras yo golpeaba la puerta y gritaba sin demasiada convicción. Nunca me han gustado los gritos. Al cabo de un rato, intenté relajarme. Pensé que algún cliente acudiría de un momento a otro al baño y entonces acabaría la pesadilla. Todo habría sido distinto si me hubiese llevado el móvil en vez de dejarlo en el bolsillo de la chaqueta que había entregado en el guardarropa. No quería que nadie interrumpiera aquél deseado encuentro. El caso es que habían transcurrido más de diez minutos y nadie venía a socorrerme. No acababa de entender la enorme paciencia de Laura. ¿Cómo podía ser que no sospechara de mi demora? Tal vez había llegado a la conclusión de que yo estaba con el estómago revuelto y no se atrevía a interrumpirme. En cualquier caso, ella no podía tardar mucho en acercarse a la puerta del baño de caballeros y llamarme.

No lo hizo. Pasaron otros diez o quince minutos y Laura no daba señales de vida. Yo tampoco, pensaría ella. Durante ese tiempo nadie intentó entrar en el baño. Entonces recordé que, cuando llegamos, no había ningún cliente en el restaurante. Quizás Laura seguía sola delante de una mesa vacía y esperando a un hombre al que apenas conocía. Un hombre que podía tener la costumbre de pasar media hora en el baño antes de cenar. Después de varios intentos frustrados de abrir la puerta, me senté en la tapa del váter y me puse a esperar a que alguien me echara de menos, aunque no fuera Laura. Pero fue ella. Oí su voz: «¿Estás ahí?». Nada más responder, me abrió sin problemas. Luego cenamos sin problemas. Nos despedimos sin problemas. Cuando estaba en la cama pensé en lo que estaría pensando ella, y supe que nunca más volveríamos a vernos”.

En Algún Día│ José Antonio Garriga Vela.



Categorías:Pareceres

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: