In Memoriam: Ochenta años sin Arthur Conan Doyle.

El escritor Arthur Conan Doyle, padre de Sherlock Holmes, el primer gran detective de la novela negra, murió el 7 de julio de 1930, y para conmemorar el 80 aniversario de esa muerte, la editorial RBA publica en una edición especial las cuatro novelas fundacionales del famoso personaje: “Estudio en Escarlata“, “El signo de los cuatro“, “El sabueso de los Baskerville” y “El valle del terrorson las novelas con las que Doyle revolucionó el género criminal y que aparecen ahora reunidas en un solo volumen.

Nacido el 22 de mayo de 1859 en Edimburgo (Escocia), Conan Doyle ha pasado a los anales de la historia de la literatura por haber dado vida al inmortal investigador, todo un icono de la cultura popular. El escritor reconoció que el mítico personaje estaba totalmente inspirado en un profesor de Medicina de la universidad, llamado Joseph Bell House, cuyas increíbles habilidades analíticas para describir la causa de la muerte con sólo un vistazo al cadáver convirtieron en famosas y multitudinarias sus clases.

Además de esas cuatro novelas, Conan Doyle publicó 56 relatos cortos sobre las aventuras de Holmes y su inseparable y fiel amigo, el doctor Watson. El metódico investigador que siempre dejaba en evidencia a Scotland Yard alcanzó tanta celebridad, que ensombreció la fama del propio Conan Doyle. El escritor ya nunca pudo librarse de su detective, a pesar de haber creado otros personajes.

El autor escocés se acabó cansando del personaje, que le robaba tiempo para sus novelas históricas o para sus libros de ciencia ficción protagonizados por el profesor Challenger. “Estoy pensando en dar muerte a Holmes y acabar con él para siempre. No me deja pensar en mejores cosas”, decía el novelista en una carta enviada en 1891 a su madre. La amenaza se cumplió en 1893, cuando decidió liquidar a Holmes y su archienemigo, el profesor Moriarti, apodado el “Napoleón del crimen“, en “El problema final“. La presión de los lectores fue tal que Conan Doyle tuvo que resucitar a Sherlock Holmes en “El sabueso de los Baskerville” (1902).

De padre alcohólico y madre lectora, Arthur Conan Doyle fue también médico, portero de fútbol, golfista, jugador de cricket y frustrado aspirante a diputado. El escritor murió en Inglaterra el 7 de julio de 1930, después de dilapidar su fortuna en su obsesión por el ocultismo y las ciencias esotéricas.

Fuente│ EFE.



Categorías:In Memoriam

Etiquetas:, , , , ,

1 respuesta

  1. Tengo este libro desde hace muy poco y ya he leído las tres primeras novelas (bueno, reeleido, ya que ya lo había hecho hace tiempo). Precisamente es la última la que me falta y la que leeré en breve, espero que me guste tanto como las anteriores.

    Comentarios de cada una de ellas en:
    1984-w.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: