In Memoriam: P. D. James.

La escritora británica Phillys Dorothy James (Oxford, 1920), más conocida como P.D. Jamesreconocida como la reina de la novela policial inglesa, ha fallecido este jueves 27 de noviembre a los 94 años de edad en su casa de Oxford, ciudad en la que nació.

Autora de más de una veintena de novelas y creadora de personajes inolvidables del género negro como la investigadora privada Cordelia Gray o el poeta y detective de Scotland Yard Adam DalglieshJames, que ostentaba también el título de baronesa de Holland Park, trabajó en el Departamento de Criminología del Ministerio de Asuntos Exteriores inglés entre 1964 y 1979.

Su primera novela, «Cubridle el rostro» (Cover Her Face)sirvió para presentar en sociedad en 1962 al inspector Adam Dalgliesh, su personaje más famoso y que reaparecería en títulos como «Muertes poco naturales» (1967), «Mortaja para un ruiseñor» (1971), «Muerte de un forense» (1977), «Intrigas y deseos» (1989) y «El Pecado original» (1994). Su novela futurista «Hijo de los hombres»  (The children of men) (1992), fue llevada a la pantalla por Alfonso Cuarón en 2006.

Sucesora de Agatha Christie y gran renovadora de un género, el policial, al que aportó dimensión humana y en no pocas ocasiones mordaces críticas sobre la sociedad británica, James se despidió de la literatura con «La muerte llega a Pemberley» (2012), una secuela de la comedia romántica «Orgullo y Prejuicio», con la que la escritora quiso homenajear a  Jane Austen, una de sus autores de infancia favoritas. Antes de eso, en 2009, la autora británica ya había amagado con retirarse tras la publicación de «Muerte en la clínica privada» (2008), decimocuarto caso de Adam Dalgliesh y novela que, según la propia James, dejaba el listón muy alto.

Apasionada de un género al que le dedicó el manual «Todo lo que sé de novela negra» (2010), la autora de «Muerte en el seminario» (2001) fue presidenta del jurado del Premio Booker Prize -pese a que nunca llegó a figurar en la lista de nominados-, ha visto como muchas de sus obras se adaptaban al cine y a la televisión y ha despachado en todo el mundo unas novelas cuyas ventas se calculan en millones.

Tuvo el privilegio, como ella decía, de una larga vida. “No temo a la muerte; lo que temo es a la pérdida de la razón, a una agonía dolorosa y prolongada“, solía decir James. Dicen que murió en paz.

Fuente: ABC.esEl Pais.com



Categorías:In Memoriam, Obituarios

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: