In Memoriam: Mark Strand.

El 29 de noviembre de 2014 falleció a los 80 años en Nueva York el poeta estadounidense Mark Strand.

Mark Strand  (1934-2014) nació en Summerside, Isla del Príncipe Eduardo, en la costa Atlántica del Canadá, pero vivió la mayor parte de su vida en los Estados Unidos, con algunas temporadas en Latinoamérica. Cursó estudios de artes en las universidades de Yale y Iowa. Su poesía, de gran capacidad persuasiva, explora las contradicciones del ser en un esfuerzo reconcialiatorio. La crítica señala que aunque la poesía primera de Strand pareciera poblada de ansiedad y cierto solipcismo, sus colecciones posteriores revelan una mayor preocupación con el mundo exterior.  Entre sus poemarios  se cuentan “Sleeping with One Eye  Open, 1964,  “Reasons for Moving” (1968),  “Darker” (1970),  “The Story of Our Lives” (1977), “Selected Poems” (1980),  “Dark Harbour” (1993) “Man and Camel” (2006). Además de su obra poética,  Strand ha publicado el libro de cuentos “Mr. and Mrs. Baby” (1985),  traducciones y ensayos literarios.  Ha traducido la poesía de Rafael Alberti, Jorge Luis Borges, Carlos Drummond de Andrade, y ha editado con Charles Simic la antología de poesía “Another Republic” (1976). Después de haber recibido premios literarios como Edgar Allan Poe y las becas Guggenheim and MacArthur, el Congreso Norteamericano lo consagró Poeta Laureado de los Estados Unidos en 1990 y en 1999 obtuvo el premio Pulitzer  por su libro “’Blizzard of One”.

Los últimos años de su vida los pasó en Madrid, donde vivía desde 2011. Vino a parar a España junto a su pareja, la marchante de arte Maricruz Bilbao, que fue directora de la galería Marlborough de Madrid. En primavera decidió volver a Nueva York para tratarse un liposarcoma, un cáncer poco común en las células de la grasa.

La vocación poética tardó en llegar. Sus primeros años universitarios fueron en Antioch College, en Ohio, donde se graduó en 1957. Con ambiciones artísticas, se matriculó en la Escuela de Arte y Arquitectura de Yale. Al final de sus estudios en esa universidad, ya había surgido el interés por la poesía. Una beca Fulbright de un año en Florencia, le permitió estudiar durante un año a los poetas italianos del siglo XIX y buscar su propio camino. Su formación se apuntaló con un master en el Iowa Writers Workshop, del que se graduó en 1962.

Su desembarco literario no se fraguó hasta 1970, cuando el responsable de la editorial Athenaeum, Harry Ford, publicó su segundo volumen de poesía, «Reasons for Moving». Ford continuaría publicando su poesía con otras tres colecciones durante esa década hasta que, en 1980, Strand decidió parar su producción poética. «Ya no creía en mis poemas autobiográficos», dijo entonces. Se embarcó en otras aventuras literarias, como libros para niños y relatos.

Tardó una década en volver a publicar poesía, pero lo hizo con más potencia que nunca con volúmenes como «A Continuous Life» (1990), «Dark Harbor» (1995) y el premiado «Blizzard of One» (1998). Strand nunca abandonó su interés por el arte. No solo porque pintó hasta el final de su vida, o porque escribió ensayos sobre arte y libros sobre artistas como Edward Hopper o William Bailey. También porque en sus versos surrealistas, misteriosos, introspectivos, se veía la sombra de Max Ernst, Giorgio de Chirico, Magritte o el propio Hopper.

Parte de su obra poética ha sido traducida en España por la editorial Visor Libros y el volumenSolo una Canción en Editorial Pre-Textos (2004).

In Memoriam:

En la vida del más allá

Ella estuvo conmigo por años, ¿o fue un momento? No puedo recordar. Tal vez la amé, tal vez no. Hubo una casa, después no hubo casa. Hubo árboles, pero ninguno permanece. Cuando nadie recuerda, ¿qué resta? Tú, cuyos momentos se han ido, que vagas como humo en la vida del más allá, dime algo, dime cualquier cosa…

Mark Strand

Para conocer más sobre Mark Strand y su poesía:

Patente de corso: Mark Strand.
Dos poemas de Mark Strand.
Tres poemas de Mark Strand.
Cuatro poemas: Mark Strand.
Entrevista a Mark Strand aparecida en Letras Libres en enero del 2013, por Ezequiel Zaidenwerg.
La poesía reverenciada de Mark Strand – El País.com.

Fuente: ABC.esEl País.com – Moleskine Literario



Categorías:In Memoriam, Obituarios

Etiquetas:, , , , , , , , ,

1 respuesta

  1. Mark Strand merece que lo recordemos. Gracias por compartir esta entrada.
    Un saludo,
    Livia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: