Versos olvidados de Pablo Neruda.

Los poemas ignorados de Pablo Neruda – esa especie de depósito de materiales descartables escamoteados al escrutinio de los lectores – muy pronto se incrustarán en la memoria de todos nosotros. “Tus pies toco en la sombra, tus manos en la luz,/ y en el vuelo me guían tus ojos aguilares/ Matilde, con los besos que aprendí de tu boca”, se lee en “Tus pies toco en la sombra y otros poemas inéditos” (Seix Barral), el anunciado y esperado libro inédito de Pablo Neruda publicado en Latinoamérica a finales de 2014 y que saldrá a la venta en España el próximo 15 de enero, coincidiendo con el año del 110 aniversario del nacimiento del premio Nobel chileno (nacido en Parral el 12 de julio de 1904) y 90 años de la publicación de “Veinte poemas de amor y una canción desesperada“.

El libro cuenta con introducción y notas de Darío Oses, director de Bibliotecas y Archivos de la Fundación Pablo Neruda, prólogo del editor y poeta Pere Gimferrer y la reproducción facsimilar de cinco de los veintiún poemas encontrados en el archivo del poeta – alrededor de 4500 documentos entre cartas, discursos y poemas – que incluye esta edición.

“Reposa tu pura cadera y el arco de flechas mojadas
extiende en la noche los pétalos que forman tu forma…

… que suban tus piernas de arcilla el silencio y su clara escalera
peldaño a peldaño volando conmigo en el sueño
yo siento que asciendes entonces al árbol sombrío que canta en la sombra
Oscura es la noche del mundo sin ti amada mía,
y apenas diviso el origen, apenas comprendo el idioma,
con dificultades descifro las hojas de los eucaliptos”.

(Fragmento de un poema sin título, escrito en 1964, el año en que aparece «Memorial de Isla Negra», la gran recapitulación poética autobiográfica de Pablo Neruda al cumplir sesenta años. Este poema fue encontrado en la Caja 52, que contiene materiales muy diversos. Los originales son mecanografiados, no se encontró una versión manuscrita).

En enero de 1973 intuía que la muerte se aproximaba. El cáncer lo asediaba. Entonces escribió el poema de despedida “Del incomunicado” – el número 19 en el libro – , el único poema de Neruda en el que el teléfono es el tema central:

“Vivo temblando de que no me llamen/ o de que me llamen los idiotas,/ mi ansiedad resistió medicamentos,/ doctores, sacerdotes, estadistas,/(…) el desprecio que me consagrarán/ cuando yo ya no sirva para nada/ es decir para que hablen/ a través de mi cuerpo las avispas”.


El pasado fin de semana el suplemento cultural del periódico español ABC le dedicó su portada a Pablo Neruda (poeta infiel) y a la inminente aparición del libro en España, con un artículo muy interesante del escritor Manuel Vilas titulado Pablo Neruda sale de la tumba:

“La publicación del libro Tus pies toco en la sombra y otros poemas inéditos, de Pablo Neruda, me produce reflexiones que espero sean del siglo XXI y no del siglo XX. A saber, lo primero que uno advierte es que Neruda es una marca. Lo segundo es que una marca no puede dejar de producir por el hecho de que el fundador de la empresa haya muerto. Lo tercero es que la idea de «obra inédita no publicada en vida del autor» tiene que ser reformulada.

En realidad, Pablo Neruda, como Cervantes, Shakespeare o Dante, es inédito y seguirá siendo inédito para la mayoría de la gente. Podría reeditarse Residencia en la tierra bajo las mismas premisas: aparece un libro inédito de Pablo Neruda titulado Residencia en la tierra, magnífico título, y para un noventa por ciento de los quinientos millones de hablantes del español sería una noticia aceptable.

El morbo del libro inédito pertenece a los fetichismos de la alta cultura, pero son irrelevantes para el lector popular. Lo que no es irrelevante es la necesidad mediática de volver a poner en funcionamiento un producto ya antiguo. Lo vimos con el caso de Roberto Bolaño, y lo seguiremos viendo.

La aparición de un supuesto inédito es una forma de volver a poner en el mercado una obra literaria que ya está en el mercado. Los célebres archivos personales del escritor antiguo pasan ahora al disco duro del ordenador que dejó el difunto posmoderno. Papelería viejuna y tinta de estilográfica frente a los archivos de un buen disco duro. Pero cuál es la manera de revalorizar una mercancía que no produce novedades por algo tan anecdótico y prescindible como es la muerte del fundador de la empresa. La manera es echando mano de los archivos o del disco duro. En este instante, toda la cultura occidental está comentando en los medios de comunicación la aparición de estos inéditos de Pablo Neruda. La consecuencia es clara: don Pablo regresa a las páginas de los periódicos y su obra resucita

(…) Estos veintiún poemas inéditos de Pablo Neruda llevan su acompañamiento facsimilar: hojas que procedían de menús y de programas musicales de los barcos en los que viajaba, porque don Pablo viajaba mucho en barco. Los poemas de la edición facsímil están escritos con la tinta verde que tanto gustaba al poeta.

(…) Todos los manuscritos empleados para esta edición se guardan en cajas especiales, diseñadas para la conservación del papel. Y esas cajas están depositadas en una bóveda blindada de la Fundación Pablo Neruda. Esto tiene un toque futurista y de asepsia científica, que hace pensar que por fin la custodia del legado de los escritores en español ya es tan eficaz o más eficaz en los países hispanoamericanos que en las universidades estadounidenses, donde desgraciadamente han ido a parar los archivos literarios que podían estar muy bien conservados en Latinoamérica. 

(…) Tus pies toco en la sombra y otros poemas inéditos vuelve a airear la vida de Pablo Neruda. Fue una vida repartida entre tres mujeres, aunque hubo más. Con la primera, María Antonieta Hagenaar, tuvo una hija, que se llamó Malva Marina, y que murió a los ocho años. Con la segunda, Delia del Carril, compartió casi veinte años de vida. Y en presencia de la tercera y última, Matilde Urrutia, ganó el Premio Nobel en 1971 y se fue de este mundo el 23 de septiembre de 1973. Detrás de estos poemas inéditos se dibujan más incógnitas que últimamente han arreciado en la biografía del poeta, como la historia de que su muerte no fuera debida al cáncer sino a un crimen por envenenamiento encargado por la dictadura de Pinochet. Se exhumaron los restos de Neruda, los cuales fueron analizados, y se descartó la hipótesis del asesinato.

(…) Tal vez Neruda fuese un poeta que dejó poemas en todas las partes de la tierra. Poemas que luego olvidaron sus dueñas. Todos olvidamos cosas en el tiempo de nuestras vidas. Unos, poemas; otros, nada.”

Leer el artículo completo “Pablo Neruda sale de la tumba” de Manuel Vilas  (Edición DigitalEdicición impresa en PDF)



Categorías:Libros

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , ,

1 respuesta

Trackbacks

  1. Los primeros libros de 2015. « Algún día en alguna parte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: